Skip links

Principios y práctica de la viticultura regenerativa

Viticultura del futuro, la renovación del viñedo

 

Al transitar por la experiencia y el conocimiento acumulado, uno puede observar con claridad los ciclos y las transiciones que marcan cada época. En la viticultura vemos una evolución que se ha desplegado desde la práctica convencional hasta la integrada, pasando por la orgánica y la biodinámica, y llegando a lo que hoy conocemos como viticultura regenerativa. Esta última no es un mero capricho ni un simple resultado de la economía de mercado, que nos empuja hacia una mayor mecanización y volúmenes de producción que no siempre se traducen en una rentabilidad justa. Más bien, la viticultura regenerativa surge como respuesta a una concienciación cada vez mayor sobre los retos ambientales actuales. Este artículo tiene el propósito de ofrecer una introducción a los conceptos y prácticas que definen a la viticultura regenerativa, sin emitir juicios, sino brindando una visión clara de su alcance y sus posibilidades.

La viticultura regenerativa se entiende como aquel método de cultivo que no solo busca la producción de la uva sino también la cura y la restauración de los ecosistemas que la rodean. Este enfoque promueve la salud del suelo, el aumento de la biodiversidad y una disminución de la huella ecológica, configurando sistemas de cultivo duraderos. Se ha convertido en un pilar fundamental en un contexto global que exige prácticas sostenibles y responsables con el medio ambiente.

Implementación de la Viticultura Regenerativa

Para iniciar el camino hacia la viticultura regenerativa, es esencial seguir una serie de pasos estratégicos:

  • Comprensión y Compromiso: Entender los principios de la viticultura regenerativa y asumir un compromiso genuino con la sostenibilidad.
  • Evaluación del Suelo: Realizar análisis detallados para conocer la composición y salud del suelo del viñedo.
  • Reducción de Químicos: Limitar el uso de pesticidas y herbicidas sintéticos, optando por métodos naturales y orgánicos.
  • Manejo del Suelo: Incorporar materia orgánica y aplicar técnicas de labranza mínima o nula para preservar la estructura del suelo.
  • Riego Eficiente: Adoptar sistemas de riego que optimicen el uso del agua y contemplar la recolección de aguas pluviales.
  • Biodiversidad: Enriquecer el viñedo con una variedad de flora y fauna para crear un ecosistema equilibrado.

Pilares de la Viticultura Regenerativa

Los principios sobre los que se asienta la viticultura regenerativa incluyen:

  • Salud del Suelo: Un suelo rico y vivo es el fundamento para obtener uvas de calidad superior.
  • Biodiversidad: Un viñedo diverso es sinónimo de resiliencia y equilibrio ecológico.
  • Riego Eficiente: La gestión adecuada del agua es vital para la viabilidad a largo plazo del viñedo.
  • Uso Reducido de Químicos: El mínimo empleo de sustancias sintéticas es un objetivo prioritario en este enfoque.

Prácticas para la Regeneración del Ecosistema Vinícola

Para mejorar la salud del suelo y el entorno, se recomiendan las siguientes prácticas:

  • Compostaje y Materia Orgánica: La adición de compost y residuos orgánicos mejora la fertilidad y la estructura del suelo.
  • Cubierta Vegetal: El uso de plantas de cobertura protege contra la erosión y mejora la biodiversidad.
  • Rotación y Policultivo: Aunque menos común en viñedos, la rotación de cultivos puede prevenir el agotamiento de nutrientes y la propagación de enfermedades.
  • Fomento de la Biodiversidad: La introducción de vegetación variada y la creación de hábitats para fauna beneficiosa son clave para un ecosistema saludable.

Viticultura Regenerativa en Condiciones Extremas

El gran reto de la viticultura regenerativa es su adaptación a contextos desafiantes como los climas cálidos y secos típicos de regiones como España. Aquí se deben considerar estrategias específicas, como la elección de variedades resistentes a la sequía, técnicas de riego optimizadas y métodos para contrarrestar el calor excesivo y los suelos salinos.

La Economía de la Viticultura Regenerativa

Lejos de ser un obstáculo para la rentabilidad, la viticultura regenerativa puede ser económicamente viable gracias a la producción de vinos de alta calidad, la reducción de costos a largo plazo, la resiliencia ante el cambio climático y una menor dependencia de insumos. Además, el mercado actual valora y demanda prácticas sostenibles, lo cual puede traducirse en una mayor aceptación y valorización de los productos.

Certificaciones en Agricultura Regenerativa

Las certificaciones juegan un papel crucial al validar las prácticas regenerativas y ofrecen a los consumidores la seguridad de que están adquiriendo productos responsables. Entre las certificaciones destacadas se encuentran la Regenerative Organic Certification (ROC)Demeter Biodynamic Certification, certificaciones orgánicas generales y sellos específicos como el Rodale Institute y distintos programas europeos y españoles que aseguran la adhesión a prácticas sostenibles.

La viticultura regenerativa es más que un conjunto de técnicas; es una filosofía de cuidado y respeto por la tierra que ofrece no solo vinos de excelente calidad, sino también una contribución significativa a la lucha contra el cambio climático. La adopción de estas prácticas, adaptadas a cada contexto y ecosistema específico, es una inversión en el futuro de una viticultura ética y sostenible.

 

FUENTE: VINETUR.COM

Deja un comentario