Skip links

La crisis del Mar Rojo encarece en más de 3.000 dólares el flete de un contenedor medio

Uno de cada tres contenedores transportados por mar pasa por la ruta marítima que recorre oeste de Yemen.

 

 

La crisis en el Mar Rojo causada por los ataques de los hutíes y los bombardeos en represalia por parte de Estados Unidos y Reino Unido ha obligado a las navieras a evitar la principal ruta de envío entre Europa y Asia, lo que añade 5.000 kilómetros a su recorrido.

Según indica la consultora Expense Reduction Analysts (ERA) el incremento de precios de las embarcaciones roza el 10% y supera los 3.000 dólares en el caso de un contenedor medio. Grandes multinacionales, entre ellas Ikea y Abercrombie & Fitch, ya han comenzado a implementar medidas para asegurar la cadena de suministro y ahorrar costes.

Varias empresas responsables del 60% del comercio mundial, como el caso de MSC o Evergreen, ya han indicado que prefieren garantizar la seguridad de sus barcos y a dar una vuelta aún mayor, lo que aumenta el trayecto de tres a cuatro semanas y encarece la factura. Las mercancías llegan, pero tarde y con un coste más elevado.

En el caso específico del vino, la Federación Española del Vino (FEV) señala que, según sus cálculos y sondeos entre bodegas y exportadores, el encarecimiento debido a la crisis en el Mar Rojo se sitúa entre los 500 y los 1.500 euros por contenedor estándar. A los que hay que sumar los incrementos que se están detectando en las primas de los seguros de exportación, así como los costes derivados que pueda haber de un retraso promedio de entre 7 y 18 días en la entrega del vino español. Los flujos más afectados directamente son los que conectan España con Asia y Oriente Medio, pero las implicaciones van más allá.

Estas derivadas económicas para el caso del vino ya han sido trasladadas por la FEV a FIAB, que está llevando a cabo un seguimiento del impacto que el conflicto en el Mar Rojo está teniendo en las rutas comerciales y en la exportación de productos agroalimentarios, entre ellos el vino; para hacerlas llegar a las autoridades españolas y europeas.

Hay que tener en cuenta que La exportación de productos vitivinícolas españoles por vía marítima representa, aproximadamente, el 30% del volumen total expedido al exterior y más de un 40% de su valor. Los puertos de Barcelona, Valencia y Bilbao son las principales vías de salida marítima de los productos vitivinícolas.

El envío de vinos mediante buques mercantes venía siendo el medio de transporte que mayor dinamismo positivo mostraba en los últimos años, impulsado por los envíos hacia mercados americanos y asiáticos, donde es prácticamente la única vía plausible.

 

SEMANA VITIVINÍCOLA

Deja un comentario