Skip links

España flexibiliza normativas para apoyar a productores vitivinícolas

Medidas gubernamentales buscan adaptar el sector vitivinícola a desafíos climáticos y de mercado

 

El martes 17 de octubre de 2023, el Consejo de Ministros de España aprobó un real decreto con el objetivo de implementar ciertas flexibilizaciones en varios reglamentos para beneficiar a los productores vitivinícolas. Esta decisión llega en un momento de crecientes desafíos para el sector, derivados tanto de fenómenos climáticos adversos como de perturbaciones en el mercado.

Cabe recordar que el Gobierno español había solicitado previamente a la Comisión Europea la modificación de determinados reglamentos relativos al sector vitivinícola, para poder abordar problemáticas específicas que afectan a los productores locales. Una vez que se obtuvo el visto bueno de las instituciones comunitarias, estas modificaciones se han transpuesto a la normativa estatal española.

Facilitar el acceso a ayudas

Uno de los objetivos principales de este real decreto es facilitar el acceso a las ayudas del programa de apoyo al sector del vino, conocido como PASVE (Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola). Anteriormente, los requisitos para acceder a estas ayudas eran en muchos casos difíciles de cumplir, especialmente en el contexto actual de incertidumbre climática y fluctuaciones de mercado.

Extensión de autorizaciones de viñedo

En lo que respecta a las plantaciones de viñedo, el real decreto amplía en 12 meses la vigencia de las autorizaciones que caducan en el año 2023. Además, se introduce una medida adicional que permite a los titulares de estas autorizaciones renunciar a ellas sin incurrir en sanciones. Sin embargo, esta renuncia debe ser comunicada antes del 31 de diciembre del año en curso y dentro de la comunidad autónoma en la que se concedió la licencia original.

Cambios en la reestructuración y reconversión de viñedos

En cuanto a las operaciones de reestructuración y reconversión de viñedos, el decreto permite justificar solo un 3% del gasto, en lugar del 30% anteriormente requerido, para continuar con la ejecución de estas operaciones. Este cambio es particularmente significativo porque alivia considerablemente la carga financiera para los productores. Importante mencionar que esta norma tiene carácter retroactivo y se aplicará a las operaciones iniciadas antes del 15 de octubre de 2023. Asimismo, se extiende el plazo para la completa ejecución y pago de estas operaciones hasta el 15 de octubre de 2025.

El decreto también incluye flexibilidades adicionales en lo que se refiere a medidas de inversiones en bodegas y de reestructuración y reconversión de viñedo. Estas nuevas directrices permitirán modificar los objetivos de estos programas y facilitarán la ejecución de acciones individuales sin necesidad de finalizar la operación completa.

El real decreto aprobado por el Consejo de Ministros representa un respiro para el sector vitivinícola de España, que ha estado enfrentando una serie de desafíos sin precedentes en los últimos años. Estas medidas flexibles, bien recibidas por la industria, no solo ofrecen una respuesta a problemas inmediatos, sino que también preparan el terreno para un desarrollo más sostenible del sector en el futuro.

 

FUENTE: VINETUR.COM

Deja un comentario